Aunque parezca increíble, lo cierto es que parece a nadie importarle lo que ha sucedido con los escolares de Nepeña.

Hace tres días cerca de 100 niños y algunos profesores de la institución educativa Nº 88009 San José, del distrito de Nepeña, provincia del Santa, Región Ancash, resultaron intoxicados luego de que aproximadamente a las 10.30 de la mañana, una avioneta realizara la fumigación de extensos cultivos de caña de azúcar en los terrenos de la empresa agro industrial San Jacinto,del Grupo empresarial Gloria, próxima a dicho centro educativo. La empresa no contaba con la debida autorización municipal para realizar dicha actividad, así como no tenia elaborado ningún plan de contingencia, para estos casos.

Fue durante la mañana y en pleno horario escolar cuando los alumnos empezaron a sentirse mal y percibir un olor fuerte que a muchos les provoco nauseas, vómitos, dolores de cabeza y garganta, entre otros malestares. Inmediatamente el director de la referida institución educativa dio aviso a la Policía Nacional, para que ayuden a auxiliar y trasladar a los centros de salud a las decenas de niños y niñas afectados y suspendió las labores educativas.

La empresa en mención hasta la fecha no se ha pronunciado y lo que es más dràmatico ninguna de nuestras autoridades del gobierno central o regional le han dado la importancia del caso. El Alcalde de Nepeña, Manuel Figueroa Laos, está defendiendo a su población de la indiferencia y la desidia de las autoridades nacionales denunciando a la empresa señalada. Aquí no solo existe negligencia, sino además hay un grave atentado contra la vida y la salud de cerca de 100 peruanos, o acaso la vida y la salud de nuestros niños, niñas y profesores, no tiene ninguna importancia para nuestros gobernantes. ¿Donde están los candidatos presidenciales, los políticos, la Defensoría del Pueblo, el Poder Judicial, el Ministerio Público, los congresistas, los ministros de Salud, del Ambiente, de Educación? Se han vuelto sordos, ciegos y mudos, como dice la letra de una conocida canción.

Sólo el reconocido Doctor Elmer Huertas a través de su programa radial que se trasmite por las ondas de RPP se pronunció el día de hoy sobre este infeliz acontecimiento, llamándole poderosamente la atención que ninguna autoridad peruana se preocupe por este grave caso perpetrado por una empresa privada, a la cual pareciera no importarle la vida de cientos de peruanos.

El estado peruano debe reaccionar ante estas dolorosa situaciones y hacerse sentir, debe aplicar la ley con severidad a la empresa y todos los afectados ( no solo los escolares y los profesores) sino también la población local que ha inhalado dicho veneno deben ser indemnizados. Si el estado no interviene, entonces estos y otros sucesos más graves seguirán aconteciendo en nuestro país. Hay que crear jurisprudencia defendiendo la vida y la salud de los peruanos.