LIMA YA EXISTIA COMO CIUDAD, ANTES DE LA FUNDACIÓN ESPAÑOLA

Comparte el post

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»3.22″ custom_padding=»0|0px|54px|0px|false|false»][et_pb_row _builder_version=»3.25″][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»3.25″ custom_padding=»|||» custom_padding__hover=»|||»][et_pb_text _builder_version=»4.9.4″ hover_enabled=»0″ sticky_enabled=»0″]
“Es triste pero la gente no conoce la historia de la ciudad. En México han hecho estatuas a todos sus personajes prehispánicos, y yo no sé por qué en el Perú no se ha hecho lo mismo” (Maria Rostworoswski)
Hoy 18 de enero las autoridades metropolitanas celebran pomposamente los 487 años de fundación española de la “Ciudad de Los Reyes” nombre original de la nueva ciudad española, el cual no prosperó porque esta ciudad, nuestra ciudad, ya tenía nombre propio y se le conocía como Lima, evidenciando que antes de la llegada de los conquistadores españoles aquí ya existía una ciudad ordenada, productiva, administrada eficientemente y con una gran población.Por lo tanto celebrar una fecha de fundación colonial, va contra la propia historia de la ciudad, dejemos los complejos coloniales, investiguemos y démosle el sitial que se merecen nuestros verdaderos fundadores, nuestra ciudad tiene muchos más años de existencia, y mucha más historia propia que la que quieren asignarle algunos hispanistas.
En una interesante entrevista a la historiadora Maria Rostworowski hecha por Jorge Paredes para “El Dominical” del Diario el Comercio, publicada el 16 de enero de 2005 y que reproduciremos a continuación ella nos señala la importancia de revalorar la Lima Prehispánica y sus verdaderos fundadores.
Lima antes de Lima
Por Jorge Paredes
Fuente: El Dominical, Lima 16/01/05
Una de las contribuciones centrales de la copiosa y reveladora obra de la doctora María Rostworowski ha sido el estudio y el descubrimiento de la costa central prehispánica. Libros claves como Curacas y sucesiones, costa norte (1961) Señoríos indígenas de Lima y Canta (1978) o Costa peruana prehispánica (1988) nos hablan de la vida en Lima, antes de la fundación española. Conversamos con la doctora Rostworowski para que nos haga un retrato de lo que era la ciudad en aquel entonces.
Se puede decir que existía Lima antes de la llegada de los españoles, ¿cómo era la población prehispánica de la costa central?
Claro, Lima era un valle muy frondoso. Hay varios cronistas que hablan que era un vergel por la cantidad de árboles que había, tanto ornamentales como frutales. Era un valle muy fresco. El pequeño curacazgo de Lima era uno de los tantos que existían en el valle, como el señorío de Sulco, el señorío de Huala y el de Maranga, todos ellos estaban supeditados al Señor de Pachacámac, que regía tanto el valle bajo de Lurín como en el valle bajo de Lima.
¿Se sabe cuánta población tenían estos curacazgos?
Eran pequeñas aldeas con tierras de cultivos, pero supeditados a un señor mayor. Mucho antes que llegaran los españoles e incluso antes que llegaran los incas, se sabe que la costa central era un valle muy poblado. Sin embargo, antes que aparecieran los españoles, aparecieron las enfermedades que devastaron toda América Central y del Sur. Las epidemias eruptivas, como el sarampión y la viruela, y la gripe, que eran enfermedades desconocidas aquí, causaron una baja demográfica espantosa que no cesó hasta después de la Colonia. Yo he visto archivos que dan cuenta de muchos «ayllus fenecidos» por las enfermedades. Después, durante las guerras civiles entre españoles, ambos bandos utilizaron a los indígenas como cargadores de municiones y víveres, con todo esto la población fue diezmada considerablemente. Se sabe por archivos que Pachacámac, que era numerosa, a fines del XVI tenía solamente siete habitantes. Fue realmente una catástrofe demográfica.
¿Y cuál era la importancia de Pachacámac en la costa central?
Pachacámac era el dios más importante de toda la costa. Era el dios de la noche y de los terremotos, el señor de los movimientos sísmicos. Era muy temido. Justamente lo adoraban para que estuviera tranquilo, pues decían que si se movía sucedía un temblor; si se movía más venía un terremoto; y si se levantaba era el fin del mundo. También el templo tenía un oráculo muy consultado. En lo político, se trataba de un gobierno teocrático. En manuscritos del siglo XVI no figura la existencia de un sacerdote mayor, sino solo de un curaca, pero yo creo que sí había sacerdotes, porque en una carta del siglo XVI se cuenta que el «obispo de Pachacamac había ido a visitar a Atahualpa». Es probable que en la terminología española la palabra «obispo» sea utilizada para designar a un personaje que tenía el cargo de sacerdote. Ahora, no se sabe cómo se repartían el poder el sacerdote y el curaca.
Aparte de Pachacámac, Lima también tenía un oráculo, ¿se sabe dónde estaba situado?
Estaba situado en La Calera, en lo que es ahora la Plaza Italia. Ahí había una huaca muy adorada. Eguiguren cuenta que dicha huaca tenía tanta adoración que los españoles la derribaron para construir en su lugar una plaza. Por eso la Plaza Italia tiene un modelo trapezoidal, que es de estilo inca, y no sigue el modelo de las otras plazas hispánicas de Lima.
¿Y la piedra horadada que está cerca de ahí, pertenecía a la misma huaca?
No tiene nada que ver. Seguro la adoraban como lo hacían con muchas guancas (piedras sacralizadas), pero no tiene nada que ver con el oráculo de Lima. Más bien había otra huaca donde ahora está Palacio de Gobierno, que se unía con lo que ahora es el edificio del correo. Todas estas huacas eran solo centros de adoración, pero la única que tenía una extensión territorial era Pachacámac, a cuya fiesta acudía gente de todos los lugares.
¿Y el Dios Pachacámac estaba hecho en madera?
Era igual al que ahora está en el Museo de Sitio de Pachacámac, aunque éste no era el ídolo en sí mismo porque Hernando Pizarro, después de pedir el rescate, deshizo la bóveda donde estaba el ídolo principal. Pero López de Gomara dice en su crónica que había ídolos reproducidos en toda la ciudadela de Pachacámac, igual como nosotros ahora reproducimos la imagen de Cristo crucificado. Una de esas reproducciones fue encontrada en la huaca pintada y es la que podemos ver en el Museo de Sitio.
Usted menciona en uno de sus libros que el culto de Pachacámac se continuó después con en el culto del Señor de los Milagros.
Es que hay similitudes en la adoración. Porque Pachacámac era el dios de los temblores igual que el Señor de los Milagros. Pachacámac era considerado el patrón de la costa, título similar que se le dio al Señor de los Milagros desde la Colonia como patrón de Lima. Es probable que gente de las huertas de Hernán González, encomendero de Pachacámac, haya venido a trabajar a Lima y con ellos haya llegado el culto a la ciudad. Cuando había temblores los indígenas invocaban a Pachacámac, algo que fue seguido después por los esclavos negros. Y se sabe, además, que los antiguos peruanos solían pintar sus divinidades, incluso se habla de la existencia de un lienzo donde estaba reproducido un hijo de Pachacámac. Un siglo después, cuando mueren los antiguos indígenas de la costa, los negros esclavos continúan con el culto y un siglo más tarde nace la adoración al Señor de los Milagros.
¿Y respecto a los curacas de Lima, quién fue en realidad Taulichusco?
Fue el curaca de Lima y estuvo presente al momento de la fundación española. Taulichusco era yanacón de Mama Vilo, una mujer secundaria de Huayna Capac. Y su hermano, Caxa Paxa, era yanacón de Huayna Capac y residía en el Cusco. Taulichusco no vivió mucho, incluso murió antes que Pizarro. Lo heredó su hijo Francisco, que era su corregente, quien también murió a los pocos años y le sucedió su hermano, don Gonzalo. Por eso mi libro Señoríos indígenas de Lima y Canta está dirigido «A don Gonzalo, curaca de Lima». Es triste pero la gente no conoce la historia de la ciudad. En México han hecho estatuas a todos sus personajes prehispánicos, y yo no sé por qué en el Perú no se ha hecho lo mismo.
Usted hablaba del valle de Lima como un lugar muy frondoso, ¿había un sistema ecológico en la ciudad?
Están las lomas detrás de Pachacámac, que eran pequeños curacazgos, como el de Manchay. Yo he recorrido esas zonas que son pequeñas quebradas con pueblos detrás de la Cruz de Hueso, en San Bartolo. Estas lomas tenían vegetación diversa. Existían molles, tara, y diversas cactáceas. Son lomas que todavía no se han estudiado lo suficiente.
¿En estos momentos qué investigaciones está realizando?
Estoy viendo la edición de mis obras completas. Hasta ahora se han editado los volúmenes: Pachacútec, Inca Yupanqui, Señoríos de Lima y Canta Costa Peruana prehispánica y ya viene Recursos Naturales renovables y pesca. Todos ellos bajo el sello de IEP, que es mi camiseta desde ya varios años.
El nombre de Lima
¿Mucho se ha especulado sobre el origen del nombre de Lima, cuál su hipótesis?
El nombre de Lima proviene del habla del quechua costeño que pronunciaba la «ere» como «ele». Por eso «Lima» o «Límac» era la pronunciación de «Rímac» y «Sulco» era la pronunciación de «Surco». Por eso también existen documentos donde «Mala» figura como «Mara» y se sabe, además, que los costeños decían «Cajamalca», mientras que los serranos decían «Cajamarca».
Las pronunciaciones diferían porque, como está comprobado, el origen del quechua no está en el Cusco, sino en la costa y la sierra central, de donde se expandió a la sierra sur y norte.
[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Más posts

Arte y Cultura

¿A dónde iremos con tanta diversión?

El espectáculo de entretenimiento se impone cada vez más, como una alternativa cultural, y por tal razón han venido perdiendo vigencia conceptos que tradicionalmente han emparentado el arte con los elementos esenciales para discernir la realidad y transformarla. Estas nuevas prácticas, relacionadas con la imposición de un lenguaje lúdico, cuya misión es la consolidación de

Educación

La Nueva Mirada de la Escuela Rural Activa

Una nueva mirada de la escuela rural desde adentro y hacia afuera que le permita pensar, planificar e implementar otras formas de asumir sus prácticas educativas y en la medida que se logre un mejor y mayor conocimiento, reflexión y comprensión de su realidad pueda responder a las necesidades y expectativas   de   estudiantes   y padres

× ¿Cómo puedo ayudarte?