Relación y Diferencias: Seguimiento, Monitoreo y/o Evaluación

Muchas personas, empresas e instituciones utilizan indistintamente las palabras del título de esta columna. Pero ¿cuál es la palabra correcta? Un recorrido teórico por diversas interpretaciones nos permitirá ampliar el panorama. No obstante, para iniciar utilizare como punto de partida la siguiente frase: “el monitoreo, el seguimiento y la evaluación son acciones que se realizan sobre un mismo quehacer institucional (proyecto institucional), un mismo proceso empresarial (proyecto económico) o un mismo desarrollo individual (proyecto de vida);  En esta ocasión el mundo del cooperativismo no se aleja de la implementación de estos procesos fundamentales para la toma correcta de decisiones en todos los niveles, órganos, comités y comisiones en el marco de la administración de nuestra cooperativa.

A continuación, desde unos tópicos puntuales abordare el ejercicio explicativo-descriptivo:

• SIGNIFICADOS:

Monitoreo: significa observar y recolectar información de cada proceso. Seguimiento: significa un análisis sistemático de todos los procesos en su conjunto para así verificar si seguimos ‘en el rumbo’ correcto.

El monitoreo garantiza el resultado. El seguimiento evalúa el resultado. El seguimiento evalúa los medios empleados y los resultados intermedios para ver si son congruentes con el resultado final (CECP, 2002).

Un sistema de monitoreo es un proceso continuo y sistemático que mide el progreso y los resultados de la ejecución de un conjunto de actividades (proceso) en un período de tiempo, con base en indicadores previamente determinados. El seguimiento se refiere a un conjunto de acciones que permiten comprobar en qué medida se cumplen las metas propuestas en el sentido de eficiencia y eficacia. El monitoreo garantiza que se logre el resultado. El seguimiento registra si ese logro del resultado, unido a los logros de otros procesos, se ha hecho eficiente y eficaz. En el monitoreo se buscan las razones de las fallas comprobadas, con el objetivo de encontrar alternativas de solución. El monitoreo reporta logros para que las prácticas exitosas puedan ser replicadas y las erróneas revisadas (Rodríguez, 1999). La evaluación es un proceso general de aprendizaje cuyos fines son, básicamente (1) mejorar las condiciones presentes del proyecto, (2) sacar a flote las posibles insuficiencias o errores del proyecto para contrarrestarlos y prevenirlos en el futuro, y (3) destacar lo útil, eficiente y aceptable para actualizarlo teniendo en cuenta las circunstancias que ayudaron a su éxito y las nuevas que se prevean (Quintero, 1995).

• POR SU USO:

El uso del monitoreo es interno. El uso del seguimiento es interno. El uso de la evaluación es externo. Los enfoques del monitoreo son de control. Los enfoques del seguimiento son de realimentación. Los enfoques de la evaluación son de aprendizaje constructivo.

* PROTAGONISTAS Y/O ACTORES:

¿Quiénes hacen el monitoreo? los supervisores en el nivel operativo. ¿Quiénes hacen el seguimiento? los analistas en el nivel ejecutivo. ¿Quiénes hacen la evaluación? El mayor número de actores involucrados por el lado del proyecto y por el lado de los destinatarios del proyecto.

* SUS BASES:

La base del monitoreo es la supervisión. La base del seguimiento es la sistematización y correlación de los resultados del monitoreo. La base de la evaluación es el análisis crítico participativo de los aprendizajes del seguimiento.

• DECISIONES:

Las decisiones que resultan del monitoreo son operativas. Las decisiones que resultan del seguimiento son tácticas. Las decisiones que resultan de la evaluación son estratégicas.

• IMPORTANCIA:

Lo que hace el monitoreo es medir resultados. Lo que hace el seguimiento es describir efectos. Lo que hace la evaluación es valorar impactos. La importancia del monitoreo es que captura datos. La importancia del seguimiento es que relaciona e interpreta datos. La importancia de la evaluación es que plantea escenarios futuros

En conclusión, la diferencia que existe entre las palabras monitoreo, evaluación y seguimiento es el orden de su aplicación. El monitoreo es frecuente (durante); el seguimiento es permanente, pero se da post resultados (técnicos, financieros y humanos). Por lo tanto, primero se hace monitoreo y luego se hace el seguimiento. La evaluación es periódica pero sólo ocurre después de las experiencias del seguimiento por lo tanto no abordará el mediato plazo, pero sí el corto plazo (anual), el mediano plazo (trianual y el largo plazo.(decenal).

Recuerden: “Lo que no se evalúa no mejora y por lo tanto tiende a desaparecer”

Referencias bibliográficas:

  • Chassagnes, I. (s.f.). Fundamentos de Gerencia Contemporánea. La Habana: Instituto Superior Politécnico.
  • Budinich, V. (1998). Lineamientos para incorporar la perspectiva de género en Sistemas de Seguimiento y Evaluación. Castries, Santa Lucía: FIDA-CDB.

Germán Trujillo Martínez

  • Magister en Alta Dirección de servicios educativos.
  • Especialista en Lúdica para Desarrollo Social y comunitario, Administración y Gestión de Institución Educativas y Planeamiento Educativo.
  • Miembro de la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia ACAC.
  • Miembro y Autor de artículos sobre educación publicados en la Red Iberoamericana de Pedagogía- REDIPE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?